Las Doce Tradiciones de ACA

1) Nuestro bienestar común debe tener prioridad; la recuperación personal depende de la unidad de ACA.

2) Para el propósito de nuestro grupo sólo hay una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como pueda manifestarse en nuestra conciencia de grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobiernan.

3) El único requisito para ser miembro de ACA es el deseo de recuperarse de los efectos de haber crecido en una familia alcohólica o de otra forma disfuncional.

4) Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a ACA en su totalidad. Nosotros cooperamos con todos los otros programas de Doce Pasos.

5) Cada grupo tiene un solo propósito primordial: llevar el mensaje al niño adulto que todavía sufre.

6) Un grupo de ACA nunca debe respaldar, financiar ni prestar el nombre de ACA a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que problemas de dinero, propiedad, y prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.

7) Todo grupo de ACA debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.

8) Niños Adultos de Alcohólicos nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especializados.

9) ACA, como tal, nunca debe ser organizada, pero podemos crear juntas de servicio o comités que sean directamente responsables ante aquéllos a quienes sirven.

10) Niños Adultos de Alcohólicos no tiene opinión sobre cuestiones ajenas a sus actividades; por lo tanto el nombre de ACA nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

11) Nuestra política de relaciones públicas se basa en la atracción en vez de la promoción, mantenemos el anonimato personal a nivel de prensa, radio, televisión, películas y otros medios públicos.

12) El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.